La migración como quiebre vital