Argentina, de los países más amigables para quienes escapan del horror